La explotación laboral doméstica, una mina de oro en la trata de personas

El tráfico de personas para explotación laboral es una problemática invisible en nuestra sociedad. /Foto: Fundació Surt.

El tráfico de personas para explotación laboral es una problemática invisible en nuestra sociedad. /Foto: Fundació Surt.

Que no se vea, no quiere decir que no exista. Al igual que ocurre con la explotación sexual, el tráfico de personas para realizar labores domésticas también es un motivo de trata. Quizás, no menos común, pero sí menos denunciado.

Muchas mujeres, la mayoría migrantes de diversa procedencia (Asia, África y Latinoamérica), llegan a España pensando que su vida dará una vuelta por completo y, lo peor, es que están en lo cierto. Captadas desde su propio país, incluso por miembros de su familia o por agencias de colocación ficticias vienen con la ilusión de encontrar un nuevo empleo, pero lo que no sabesn es que serán víctimas de redes de explotación laboral y en muchos casos, hasta sexual. 

El procedimiento es complejo. Casos en los que se superponen la explotación sexual y la laboral. Mientras que otra forma de contacto se hace a través de internet y lo que sería un matrimonio, se convierte en casos de trata.

Vulnerables a lo desconocido, se enfrentan a situaciones de ilegalidad por una documentación que le quitan de sus manos y que tratan de alcanzar a cambio de sus servicios. En España, el 90% son trabajadoras domésticas y en el 17% de los hogares se da esta situación de explotación laboral, según Fundació Surt, en su Informe “Fronteras Difusas, Víctimas Invisibles. El tráfico de personas para la explotación laboral en el sector doméstico en España”, elaborado por Laura Sales y Amanda Alexanian.

Un problema desconocido, pero palpable. El control y penalización del tráfico de personas con objeto de explotación sexual ha aumentado en los últimos años, pero aún no existe la forma dentro de la legalidad española que sepa cortar con la raíz del problema, sino que trabaja de forma lenta, aunque como un cuenta gotas, progresivamente. Sin embargo, respecto al servicio doméstico la incertidumbre y el vacío legal es un abismo.

Según este informe y la Memoria de la Fiscal General del Estado, solo abrieron tres diligencias en la persecución de las redes que trafican con personas con fines de explotación laboral entre los años 2013 y 2014, todos ellos mediante denuncias de las propias víctimas, mientras que se iniciaron 129 por delito de explotación sexual.

Por vergüenza y pudor, muchas mujeres guardan en silencio esta problemática invisible que por mucho que se trate de limpiar, las manchas de una sociedad machista y patriarcal perduran ante las situaciones de vulnerabilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s