Los Reyes Magos son el pueblo

Los derechos de los niños no son un juego./ Foto: Lucía M.

Los derechos de los niños no son un juego./ Foto: Lucía M.

Queridos Reyes Magos,

Hoy y desde hace un tiempo, los Reyes Magos no sois vosotros ni vienen de Oriente. Los Reyes Magos, como un buen amigo dice, son el pueblo. Es el ciudadano de a pie que se levanta cada día para sobrevivir. Son los movimientos ciudadanos que se enfrentan a desahucios, que sirven un plato caliente en comedores sociales, que alzan sus voces por una educación y una sanidad digna y pública. Son aquellos que se juegan la vida cruzando un mar en busca de oportunidades, huyendo de conflictos bélicos y lo hacen por los que dejan atrás. Son aquellos que reivindican cada uno de los derechos humanos que nos han arrebatado.

Hoy, esos políticos y especuladores económicos que se creen Reyes Magos se pintan las caras de negro e invierten los fondos públicos en lujosas carrozas para pasearse por las calles como dioses, mientras aprueban políticas ilegales y construyen fronteras inhumanas. Además, nos regalan mentiras diciendo que la crisis ya ha terminado, pero lo que no saben ni quieren ver es que la ilusión de los niños está en la calle y en toda la gente que honradamente ha pedido a sus vecinos donaciones para que mañana a ninguno le falte un juguete debajo del árbol.

Al fin y al cabo, son los ciudadanos los que recogen la cosecha de un capitalismo que ellos mismos no han inventado. En mi país, jóvenes cualificados y altamente preparados tienen que salir fuera para encontrar trabajo y los que se quedan, si tienen suerte, conseguirán un contrato que viola todos los derechos laborales. Pero si levantamos la vista, veremos que el Sahara sigue ocupado por el Marruecos de Mohamed VI y los saharauis viven en condiciones inhóspitas en un campamento de refugiados en la nada. Vemos que el gobierno mexicano de Peñas Nieto hizo desaparecer a 43 estudiantes para que nadie los escuchara y ahora todo el mundo los está buscando. Que Boko Haram en Nigeria, secuestró a cientos de niñas obligándolas a convertirse al islam para casarlas y venderlas, además de tratarlas como un objeto sexual en contra de su voluntad y que esta historia se  repita. Y así, podría seguir, poniendo nombre y apellido a las miles de atrocidades que se cometen y no hay justicia para sus víctimas.

Por eso y mucho más, hoy los Reyes Magos no vienen “cargaditos de regalos”, ni incienso, ni mirra y tampoco oro. Hoy, los Reyes Magos son las personas que reparten solidaridad, fuerza y una sonrisa contra cualquier adversidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s