Malala, un Nobel por la Educación

Malala Yousafza, activista pakistaní por los derechos de las mujeres y la educación./ Foto: http://www.mirror.co.uk

Malala Yousafza, activista pakistaní por los derechos de las mujeres y la educación./ Foto: http://www.mirror.co.uk

“Un niño, un maestro, un libro y un lápiz pueden cambiar el mundo. La educación es la solución. La educación es lo primero”. Así, termina su discurso, Malala Yausafzai, una joven activista pakistaní por la educación que recogía el Premio Nobel de la Paz hace tan solo unos días.

Niñas y adolescentes como Malala son amenazadas de muerte por talibanes en Afganistán por ir a la escuela, ya que en muchos países aún no se ha convertido en un derecho. Un derecho humano y también un elemento indispensable para el empoderamiento tanto económico como social que además contribuye a lograr los objetivos de igualdad de género, desarrollo y paz. Por ello, la educación debe reconocerse con acceso pleno y en igualdad de condiciones para el género.

Malala fue víctima de esta tragedia en 2012, mientras volvía del colegio. Pero en su experiencia le sirvió para luchar por los derechos de las mujeres y la educación, no solo en su país sino en todo el mundo, porque esta cuestión no es un caso aislado de los países islámicos. Pese a todo, la batalla a la analfabetización está siendo positiva, aunque aún no está todo el trabajo hecho. Según el Banco Mundial, de 655 millones de niños escolarizados en primaria en el año 2000 (el 84,5%) se ha pasado a 691 millones en 2010 (el 90,7%). Sin embargo, todavía quedan 60,7 millones fuera de las aulas, más de la mitad en el África Subsahariana y un quinto en el Sur de Asia.

A sus 17 años, se convierte en el Premio Nobel de la Paz más joven y asegura que el dinero del premio irá destinado a financiar proyectos educativos en Pakistán y en Gaza. Por otro lado, también hizo hincapié en la política, pidiendo a los gobiernos del mundo que reduzcan el gasto en armas y lo inviertan en el futuro de los niños y jóvenes, como es la educación.

Junto a Yousafzai, también ha sido galardonado el activista india Kailash Satyarthi por su lucha contra la opresión de los niños y los jóvenes y por el derechos de todos los niños a la educación.

En definitiva, la educación no discriminatoria beneficia tanto a niñas como niños que para un futuro conduce a relaciones más igualitarias entre sexos. La igualdad de acceso y obtención a la educación representan un agente de cambio en la sociedad y un salto en la capacidad de la independencia, autonomía y construcción de una propia opinión pública.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s